Utilicemos el crecimiento económico como remedio a los problemas sociales

0
38

Si nos guiamos por los informes de resultados presentados por los diferentes actores que integran el conglomerado del sector financiero nacional, llegaremos a la conclusión de que la economía dominicana marcha viento en popa, sobre todo porque que en su informe del resultado de la economía en 2017 el Banco Central señaló que tuvimos un crecimiento de 4.6 %.

Esto es lo relativo al sector formal de las finanzas, que es el que motoriza los grandes movimientos financieros que permiten a las empresas, no importa su tamaño, realizar transacciones de compra y venta de mercancías, inversiones en maquinarias e infraestructura y la ampliación de instalaciones.

Visto desde esta perspectiva, los augurios para el crecimiento económico de la República dominicana son sumamente positivos, lo cual debería convertirse en un alto grado de bienestar para todos los dominicanos.

Sin embargo, preocupa que a pesar de que nuestra economía lleva años creciendo sin que esto se traduzca en movilidad socioeconómica para miles de dominicanos; más aún cuando un empresario de la talla de José Luis Corripio da una voz de alarma acerca de la falta de empleo para los jóvenes, sobre todo aquellos que obtienen títulos universitarios.

La preocupación es doble porque podemos seguir perdiendo capital humano educado (con recursos locales) que emigra a otras latitudes en busca de mejor suerte, y segundo porque es un factor de incremento de la delincuencia y con ello la inseguridad que afecta las actividades productivas y amenaza a sectores económicos tan trascendentes como el turismo, que genera divisas, empleos y al mismo tiempo impacta de manera positiva a otros renglones.

Un refrán de nuestros campesinos dice que “el pasmo con tiempo tiene remedio” y la República Dominicana está a tiempo de cambiar patrones de conductas sociales que son negativas y dañinas para todos.

Para esto necesitamos el concurso de los sectores público y privado, pues sin importar el nivel social, económico o cultural en que nos situemos los actos de delincuencia y sus graves consecuencias nos pueden alcanzar en cualquier momento a nosotros, a nuestros familiares o amigos más cercanos, así como a los negocios que realizamos.

 

Utilicemos el crecimiento económico como remedio a los problemas sociales
¿Te ha gustado? Valoralo!

DEJA UNA RESPUESTA