Muestran avance del sector eléctrico 2012 – 1016

0
53

El diseño y ejecución de un Plan Integral elaborado por las actuales autoridades de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) con la finalidad de solucionar los problemas del sector ha dado como resultado mejoras importantes, palpables por los usuarios del servicio, y avances sustanciales en desarrollo de obras, proyectos y regulaciones encaminados a buscar una solución definitiva a la crisis del sector.

Ya cerca del 60% de los clientes del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI) disfruta de energía eléctrica las 24 horas del día, gracias a la finalización de la primera etapa del Plan de Rehabilitación de Redes y Reducción de Pérdidas, cuya segunda fase se inició recientemente, y a través de la cual se planea incorporar como clientes a cerca de medio millón de usuario del servicio. 

Además de la continuación de los programas de rehabilitación de redes y reducción de pérdidas, la actual gestión de la CDEEE puede citar entre sus logros la estructuración de un acuerdo que impide la acumulación de deudas con los generadores, el avance en la construcción de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, y acciones para mejorar la gestión de las empresas.

Punta Catalina Avanza. 

En la Central Termoeléctrica Punta Catalina, que aportará al sistema 720 MW brutos, los trabajos se encuentran en una fase muy avanzada y se estima que para finales del próximo año puedan comenzar las pruebas en la primera de las unidades.

Ya todos los equipos principales de ambas generadoras están en el país, incluyendo ambos domos, turbinas y generadores, así como los equipos de filtrado y enfriamiento. Y se avanza en su montaje, en la construcción de la chimenea, y el puerto, que presenta una extensión superior a los 1,700 metros.

Rehabilitación y los programas 24 horas

La CDEEE logró cerrar la primera etapa del Programa de Rehabilitación de Redes y Reducción de Pérdidas, segundo eje del Plan Integral para el sector Eléctrico, y lanzar la segunda fase que cuenta con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo OPEC para el Desarrollo Internacional (OFID), el Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversión (BEI).

Con una inversión de US$261.6 millones, la CDEEE y las Empresas Distribuidoras de Electricidad ejecutaron 311 proyectos de rehabilitación, con 3,772 kilómetros de la red de distribución rehabilitados; 377,164 clientes normalizados; 296,376 usuarios convertidos en clientes, y 228,653 clientes tele-medidos, para sumar un total de 361,747.

Gracias a este Programa de Rehabilitación de Redes y Reducción de Pérdidas, cerca del 60% de los circuitos, y el 61% de los clientes, disfrutan de 24 horas de electricidad.

Si bien las pérdidas globales bajaron en algo más de 3%, en algunas comunidades la mejoría en este aspecto es impresionante, como el caso de comunidades como Tamboril, de Edenorte, en la que pasaron de 50% a 9.5%. En El Palmar de Engombe y La Gloria, ambas de Edesur, las pérdidas bajaron de 81% a 25.5% en el primero y a 19.7% en el segundo. En el caso de Edeeste se puede mencionar los sectores de Borojol y Villa Francisca, donde las pérdidas se redujeron de 45% a 10.3%, y como estos hay numerosos barrios urbanos y comunidades del interior.

Estos logros de la primera etapa del Programa de Rehabilitación de Redes y Reducción de Pérdidas continuarán en este 2016, ya que la segunda fase inició recientemente. 

Esta segunda etapa involucra una inversión de 358 millones de dólares financiados por la Banca Multilateral, más la contrapartida local, a lo que se suman los programas propios de las Distribuidoras, y la meta es la rehabilitación de 85 circuitos, 3,669 kilómetros de redes de distribución, la normalización de 433,399 clientes, con la meta de reducir las pérdidas en cerca de un 7%.

Incluye, además, la sustitución en 39 circuitos de los medidores convencionales por tele-medidores, para 334,556 nuevos clientes con medición remota. 

Además se han invertido 30.57 millones en la construcción de 10 subestaciones y la repotenciación de 27, aumentando la potencia instalada de distribución en 378.13 MVA y beneficiando a 790,925 clientes. 

En el área de transmisión, con una inversión de US$48 millones se han ejecutado 16 proyectos de construcción de líneas de transmisión y cables de guarda, para un total de 362 kilómetros, y se han invertido otros 16 millones de dólares en 7 proyectos de subestaciones de transmisión, para una adición de 740 MVA al sistema eléctrico nacional

Además se han invertido 31 millones de dólares en proyectos de mantenimiento del sistema de transmisión para mejorar la disponibilidad y confiabilidad de los activos. En el área hidroeléctrica, se invirtieron 39.1 millones en diversos proyectos, de los cuales 10.5 millones de dólares se destinaron a la construcción de la Mini Central Hidroeléctrica Brazo Derecho; 11.6 millones en 38 proyectos de mantenimiento mayor en 26 centrales hidroeléctricas, entre ellas Hatillo, Jimenoa, Río Blanco I, Pinalito I y II, Sabana Yegua y Jigüey.

En cuanto a la Unidad de Electrificación Rural y Suburbana (UER) ha levantado 23 micro-centrales, 12 proyectos fotovoltaicos, unos 60 proyectos de electrificación de redes convencionales y cerca de mil proyectos de rehabilitación menores, beneficiando a unas 25 mil familias de localidades aisladas, donde nunca antes hubo energía eléctrica.  

Negociación deuda

La renegociación de la deuda que mantenía el sistema eléctrico estatal con las empresas que le suministran energía, permitió a la CDEEE ahorrarse más de 150 millones en el mediano plazo, a las generadoras restablecer su liquidez, dio a las empresas distribuidoras un alivio respecto a sus acreencias y favoreció a los consumidores con la eliminación de los apagones financieros.

A esto se une el hecho de que el acuerdo estableció un mayor control de las empresas distribuidoras, ya que requiere una concentración del 80% de los flujos del sector a través del Banco de Reservas, que opera como agente administrador de los acuerdos, así como el cumplimiento de los compromisos corrientes del consumo de la energía que comercializan.

Energías limpias

Además de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, el gobierno, a través de la CDEEE, auspicia y apoya otros proyectos que forman parte del eje número uno de su Plan Estratégico, es decir, la diversificación de la matriz de generación, con el que busca ampliar, mejorar y abaratar la producción de electricidad.

En este sentido, el apoyo a los proyectos de generación a partir de las fuentes renovables de energía constituye una prioridad, de los cuales varios entraron en operación recientemente.

También se comenzará en los próximos días el proceso de licitación para la contratación de nuevos contratos de compra de energía tras la finalización de los amparados bajo el Acuerdo de Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA