Campos de Moya, presidente de la AIRD: Los industriales están dispuestos a enfrentar los retos que los acechan

0
59

Por Zonia Tejada
El sector industrial es uno de los pilares más importantes de la economía, por eso, a propósito de celebrarse en abril el “Día de la Industria”,  le llevamos en voz de su máximo representante la situación actual de los industriales dominicanos.

  1. Cuál es el papel actual del sector industrial en la economía dominicana.
    República Dominicana se encuentra ante un dilema: ser o no ser una economía industrializada. Ser una economía industrializada significa convertirse en productora de bienes transables, la mayor exportadora de Centroamérica y El Caribe, ambientalmente sostenible y generadora de empleos formales, empleos de calidad. La industria nacional tiene ese desafío por delante. Su papel actual, ahora que nos abocamos a lo que muchos han llamado la Era de la Cuarta Revolución Industrial, es el de ser punta de lanza del desarrollo nacional.
  1. Qué sectores son los más han crecido y cuáles han bajado (Tomando en cuenta que el sector industrial ha descendido en el ranking de sectores que aportan al PIB, cuáles son los más afectados. (Nos basamos en los informes del Banco Central)

CUADRO ADJUNTO

  1. Cómo ha influido esto en la desaparición de empleo y en los niveles salariales que se pagan.
    El freno de la industria manufacturera significa un crecimiento pírrico del empleo formal como aporte de este sector de la economía. Aunque hemos recuperado algún terreno, desde la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos y Centroamérica, la industria manufacturera perdió uno de cada cinco empleos, mientras crece rápidamente el empleo en la Administración Pública. Tenemos que poner un alto a esta situación y revertirla.En cuanto al salario, datos de la Tesorería de la Seguridad Social indican que la manufactura local paga, en promedio, casi el doble del salario mínimo más alto y paga más que la agricultura, hoteles y turismo, comercio y zonas francas. Los salarios pueden ser mejores, pero necesitamos incrementar la productividad, el valor agregado, la capacidad de nuestra mano de obra. Trabajamos en eso y estamos esperanzados de que las políticas públicas también trabajen en esa dirección.

    Por otra parte, se requiere con urgencia una modificación del Código de Trabajo que facilite la generación de empleos formales y que no lo castigue con cargas excesivas y que se adecue a los cambios de la nueva era industrial. Trabajo formal es bienestar para los trabajadores y es capacidad de generar empleo por parte de las industrias o empresas formales.

  1. Háblenos de la adecuación tecnológica de la industria en esta situación. Sostenemos que un crecimiento económico sostenido y el bienestar de la población tienen un vínculo fundamental con la innovación. Inversión y más empleos no garantizan un crecimiento sostenible si no se sostienen sobre el incremento de la productividad. Un camino cierto para este incremento es la innovación y la adecuación tecnológica de nuestras industrias.En ese sentido, la Ley 392-07 ha significado un respiro pues graciias a las facilidades de reinversión las industrias han podido invertir más de 30 mil millones de pesos en tecnología de punta. Sin embargo, la innovación tecnológica va de la mano con un sistema educativo de calidad.

    Lamentablemente, la inversión que realizan los gobiernos y las empresas en los países en desarrollo todavía es ínfima si se compara con los países desarrollados. Por ejemplo, en los países de la OCDE, que agrupa a economías de mayor nivel del mundo, la inversión alcanza casi el equivalente al 2.5% de su PIB. En países como Corea del Sur, Finlandia e Israel entre 3.7 y 4.3% del PIB. En contraste, en América Latina no llega al 0.9% del PIB. Esto hay que revertirlo, especialmente ahora que nos encontramos en un proceso que muchos han llamado “Cuarta Revolución Industrial” o “Industria 4.0”.

  1. -Qué incidencia tienen los acuerdos internacionales en la vida de la industria local
    La apertura de mercados y el intercambio comercial representan el mayor de los desafíos que puede tener un país que no cuente con industrias competitivas. Sin embargo, a través del intercambio comercial y la apertura podemos lograr la expansión del tamaño y el alcance de las empresas locales.El 75% de nuestras exportaciones van destinadas a países con los cuales tenemos acuerdos comerciales y aproximadamente un 15% se destinan a Haití. Estos dos grupos aglutinan el 90% de lo que exportamos.

    Tenemos acceso abierto a nuestros dos principales mercados: Estados Unidos y la Unión Europea. Sin embargo, una mayor exposición a la competencia no garantizan, de por sí, un mejor desempeño productivo y comercial. Si bien hemos visto crecer nuestras exportaciones, también hemos visto aumentar los déficits comerciales luego de dichos acuerdos. Esto está afectando la industria, no por la apertura en sí, sino por la reducida competitividad de la misma.

  1. Cuáles son los factores que afectan las empresas industriales en estos momentos

La AIRD realiza cada tres meses la Encuesta de Coyuntura Industrial. Como parte de esta encuesta se publica el “Índice de factores que afectan la competitividad”. Son catorce factores en torno a los cuales la industria nacional establece su nivel de incidencia para la competitividad: carga tributaria, competencia de productos importados, competencia desleal y contrabando, costo y suministro de energía eléctrica, costo de materias primas, bajo nivel de actividad económico, tipo de cambio, procedimientos aduanales, disponibilidad y calidad de recursos humanos en el mercado, costo y acceso de financiamiento, precios de los combustibles, transporte marítimo y terrestre, legislación laboral y permisología.

El último informe indica que la carga tributaria se ha sostenido durante todo un año como el factor que más afecta la competitividad de la industria nacional en República Dominicana, alcanzando el 21.3% en el trimestre enero-marzo 2016. A este significativo factor le siguieron en importancia en el trimestre enero-marzo la competencia de productos importados y la competencia desleal y contrabando, ambos factores con una puntuación de 14.7%, seguidos del costo y suministro de energía eléctrica que ocupa el cuarto lugar con un 12.5%.

ioLa evolución de los primeros cinco factores a lo largo de los últimos doce meses se expresa en el siguiente gráfico:

  1. -En ese orden, qué medidas sugiere para corregirla

Requerimos definir e implementar una política industrial pro-activa.

Hace alrededor de una década, la mayor parte de las naciones y gobiernos han vuelto de nuevo su atención al rol de la política industrial en el desarrollo, siendo referentes clave la implementada por los países de industrialización tardía, como Corea del Sur, Vietnam, Taiwán, India, entre otros.

Cuando vemos todas las iniciativas que en República Dominicana hemos desarrollado para promover la industrialización, sin duda nos damos cuenta de que hemos hecho la mayoría de las acciones que han implementado otros países exitosos. Sin embargo, no hemos podido eliminar las trabas que afectan la competitividad de la industria, como el monopolio del transporte de carga, impuestos a las exportaciones, las altas cargas laborales, entre otras.

Lo anterior revela que las acciones no han sido suficientes para garantizar un crecimiento sostenible del sector en la economía y podríamos decir que vivimos una etapa de desindustrialización.

  1. Cómo evalúa el accionar del gobierno frente al sector industrial

Lo podemos sintetizar en una frase: voluntad de diálogo. Se necesita ir más rápido. Los tiempos van rápidos y no avanzar a la velocidad adecuada es quedarse atrás en términos de competitividad y de bienestar económico y social.

Por otro lado, en la mayoría de los países, los gobiernos usan su poder de compra para estimular actividades industriales y proteger la industria nacional contra la competencia extranjera, lo que, a pesar de los esfuerzos realizados por el presente gobierno, no sucede plenamente en nuestro país. Esto debe mejorar.

  1. Podría enumerar las acciones que desde la AIRD se ejecutan para la protección, sostenibilidad e impulso de la manufactura local.

A modo de ejemplo puedo recordar lo intenso del trabajo de la AIRD durante todo el 2015 y enumerar algunas acciones, procesos y eventos en los que participamos.

En primer lugar, un proceso continuo de asistencia técnica a nuestros asociados lo que implica su representación en múltiples comisiones o instancias públicas, reuniones y eventos. Por ejemplo: participación en las comisiones técnicas de facilitación de Comercio y Aduanas, en el Consejo Dominicano para la Calidad en donde es fundamental el aporte en temas que tienen que ver con la Política Nacional de Calidad, participación en el Diálogo Tripartito, buscando la tan deseada reforma al Código Laboral para beneficio del empleo formal y lo que esto implica de bienestar para los trabajadores. Además, junto a los representantes del Ministerio de Salud Pública y de otras instituciones, una revisión exhaustiva del Reglamento Sanitario de Alimentos.

La AIRD continúa fortaleciendo diversos clústeres industriales que impactan positivamente y de modo especial a las pequeñas y medianas industrias, tales como Limpieza, Molinería, Cacao, Papel, Cine, Productos de Belleza. En el 2015 se impulsó la mejora de los procesos en las empresas de los clústeres de Molinería y Limpieza, el fortalecimiento del Sello de Garantía de Calidad del Clúster de Belleza, un diplomado en Tecnología de Impresión en el Clúster de Papel; la presencia del Clúster del Cacao en Salón de Chocolate 2015, en París, Francia, entre otros múltiples procesos que los fortalecen.

Además, lanzó el Clúster Cultural que se propone impulsar el desarrollo del cine, incrementando su calidad y su ser vehículo de promoción de la marca país. Diversas consultorías avanzan en esa dirección: capacitación, programa de crecimiento, análisis del impacto económico, entre otras.

Otro Clúster presentado por la AIRD con el apoyo del Consejo Nacional de Competitividad, el Banco Interamericano de Desarrollo fue el Clúster del Ron Dominicano, el cual buscará optimizar los controles para cumplimiento de las normas de producción, la formalización, la conciencia empresarial y en los consumidores sobre las amenazas que enfrenta ese segmento industrial.

Junto al Banco Popular Dominicano, la AIRD extendió sus esfuerzos para desarrollar programas de capacitación en áreas de negocios. “Impulsa Tu Negocio”, es un programa de fortalecimiento en esa dirección.

Conversatorios, reuniones, participación en eventos y procesos, encuentros, asistencia técnica, defensa de los intereses de sus asociados, búsqueda permanente de la competitividad… toda una dinámica que nos ha ayudado a establecer lazos fuertes y a abordar desafíos mayores que si cada industria intentara hacerlo por sí sola o si la AIRD no valorara positivamente el impulsar alianzas con otros sectores.

  1. En estos momentos, qué futuro visualiza para el sector que dirige.

El Banco Central puso en evidencia el grave proceso de desindustrialización cuando en agosto del 2014 cambió el año base y estableció un nueva metodología de las cuentas nacionales, lo que provocó que la industria local disminuyera su participación en el PIB en alrededor de 10 puntos porcentuales.

Sin embargo, soy una persona optimista. Este optimismo tiene su base en las características del sector que representa la AIRD: no se rinde, no se dobla, pero también somos optimistas por la voluntad de diálogo mostrada desde el Estado, los proyectos y programas impulsados por la AIRD, las alianzas estratégicas con otros sectores como las zonas francas, el turismo y la agroindustria… quizás es viable terminar con una trillada frase: si es de madrugada, significa que va a amanecer.

 

DEJA UNA RESPUESTA