BID celebra Foro de Políticas Agrícolas del Caribe

0
690
Producción agrícola

PARAMARIBO, Surinam .  Ministros de Agricultura de Surinam, Guyana, Haití, y la República Dominicana, así como representantes de los ministerios de agricultura de Jamaica, Belice, Barbados y las Bahamas, participaron, en el Foro de Políticas Agrícolas en el Caribe organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 El Foro analizó las estrategias de política agrícola de los distintos países de la región caribeña y su impacto en el desempeño del sector, así como los retos que enfrentan: la vulnerabilidad de los pequeños productores a la volatilidad de los precios en el mercado global, y los impactos del cambio climático. El diálogo tuvo como base la colección de análisis de políticas públicas agrícolas publicadas por el BID para cada uno de los países, en el marco de la iniciativa Agrimonitor.

 El análisis de políticas agrícolas en el Caribe mostró que el apoyo total que el sector público le brinda al sector agrícola oscila entre el 0,3 por ciento del PIB en Trinidad and Tobago y el 6,5 por ciento del PIB en Haití, mientras que la proporción de ingreso agrícola representada por el apoyo público se ubica entre 6 por ciento de Belice y el 33 por ciento de Jamaica.

 En base a estos indicadores, la discusión del Foro se centró en como algunas políticas agrícolas tales como el apoyo al precio de mercado pueden beneficiar a algunos productores a desmedro de los consumidores, en particular consumidores de bajos recursos económicos. Además, se discutió cómo el comercio de productos agrícolas puede verse afectado por los aranceles, a través de limitar su volumen y eficiencia. Otros temas de discusión fueron también el limitado financiamiento a los servicios generales como investigación e infraestructura, que podría limitar la capacidad para competir eficazmente en los mercados globales.

 A lo largo de la jornada se presentaron los análisis específicos de las políticas de cada uno de los países participantes en el Foro y el impacto en el sector agrícola. Por ejemplo, en el caso de Surinam, reforzar la salud animal y vegetal beneficiaría enormemente al sector agropecuario, contribuyendo al aumento de productividad. En Guyana, un mayor apoyo a las inversiones en servicios generales contribuiría a reducir el costo general de producción y fomentaría la competitividad a largo plazo. Mejorar las deficiencias en infraestructura de Haití tendría un impacto positivo en el sector agrícola del país, que representa aproximadamente un 21 por ciento del PIB.

DEJA UNA RESPUESTA