¿AHORRAR O INVERTIR?

0
561
Evelin Zapara, ejecutiva de Visa.

 

¿Alguna vez se ha preguntado si es mejor ahorrar o invertir? Para decidir hacia dónde dirigir sus recursos, recomendamos, a través del programa Finanzas Prácticas de Visa, pensar de forma estratégica, conocer qué son estas herramientas, sus beneficios y cuál se adapta mejor al momento actual de su vida.

Cuando se habla de ahorrar se hace referencia a destinar una parte de los ingresos para guardarlos para cierto fin. Es decir, si cada mes recibe $1´000,000 de pesos, de los cuales destina $700,000 a cubrir necesidades básicas, hay $300,000 que puede gastar en otras cosas o puede guardar. Si decide guardarlos, está ahorrando.

El ahorro es un hábito que le permite tener un fondo y no vivir al día, pero que no implica el crecimiento del capital, aquí es donde la inversión entra en el panorama.

Por otro lado, invertir significa poner a trabajar el dinero que ha ahorrado, con el objetivo de multiplicarlo, en pocas palabras: incrementar el capital. El primer paso para hacerlo es ahorrar, pues es necesario tener un sustento de dinero para hacerlo. La inversión tiene muchas facetas: hay quienes invierten en instrumentos bancarios, quienes optan por las sociedades de inversión, quienes entran al mercado de valores, quienes compran divisas o metales, quienes invierten en terrenos, inmuebles o bienes duraderos, negocios o franquicias, entre otros.

Distinguir el ahorro de la inversión es importante porque le permite diseñar una estrategia financiera efectiva, que se adapte a sus necesidades y objetivos.

Entonces, ¿cuáles son sus ventajas y riesgos? Ambas estrategias financieras son deseables, pero implican acciones diferentes y, por lo tanto, conllevan beneficios y riesgos distintos.

La ventaja del ahorro es que no implica riesgo financiero, pues solo se trata de guardar una parte de los ingresos para cierto fin, sin arriesgar nada. La inversión sí conlleva ciertos riesgos, pero que pueden ser considerados para determinar el tipo de inversión, porque como se dice popularmente, “quien no arriesga no gana”.

Finalmente, no es posible decir que una estrategia sea mejor que la otra; eso dependerá de cada persona y cada familia. Invertir y ahorrar son dos herramientas que le ayudarán a fortalecer sus finanzas personales.

DEJA UNA RESPUESTA